Seguridad Vial

Tapar la patente ¿Licencia para matar?

Faltan controles y sanciones más férreas para quienes adulteran la patente.

Durante el programa «Más allá de las Noticias» en RADIO COLONIA AM550, en diálogo con Diego Corbalán, el periodista Jota Leonetti señaló que la actitud de tapar la patente o volverla ilegible mediante cualquier ardid es una preparación para cometer un delito vial.

Lo cierto es que quienes tapan la patente, lo hacen para evitar ser atrapados cometiendo una infracción por las fotomultas, desde un aparentemente inocente un mal estacionamiento hasta un peligroso exceso de velocidad. Pero además no pueden ser identificados por las lectoras de patente que integran el anillo digital de seguridad de la Policia de la Ciudad, los controles de áreas restringidas, ni pago de peajes en accesos free flow como los que tiene AUSA.

La infracción por circular sin dominio o con la patente adulterada y/o tapada tiene un valor de 200 a 2000 unidades fijas (UF). El valor de las UF se actualiza cada 6 meses y equivale a 1/2 litro de nafta, por lo que hoy la multa seria de entre $10.600 y $106.000 pesos.

«Tapar la patente es como salir a la calle armado con pasamontañas»

Jota Leonetti, Periodista de Tránsito

Durante 2021, los Agentes de Tránsito de la Ciudad de Buenos Aires realizaron 8426 infracciones por falta o adulteración de patente. Sin embargo, si la patente está tapada con una cinta o un papel se infracciona y se hace subsanar la falta en el mismo momento, pero no se remite el vehículo.

Según explica Axel Dell´´ Olio, titular de ADISIV, «la patente es el DNI del auto y adulterarla es falsificar un documento público emitido por el gobierno nacional y se debería abrir una causa por delito penal federal

La propuesta de Jota Leonetti, coincidente con la opinión de familiares de víctimas de siniestros viales, es catalogar el accionar «ocultar la patente» como un delito vial grave y además del secuestro inmediato del vehículo para remitirlo a una planta de verificación policial que constate número de chasis, motor y grabado de autopartes y cristales, se debe obligar al conductor a asistir un curso de reeducación y conciencia vial.

La idea de confiscar los vehículos con patente adulterada gener´ó una interesante discusión en las redes sociales entre quienes reconocen a quien tapa la patente como un delincuente y los que se oponen al secuestro de propiedad privada.

¿Vos qué opinás? ¿Multas más altas o es más «eficiente» complicar al infractor con trámites?