6 de junio de 2018

Alerta por Niebla. Al fin una autopista instala detectores


Es en la traza del Camino del Buen Ayre. Por primera vez una autopista instala en su traza detectores de niebla para medir de una manera cuánto se afecta la visibilidad y poder activar los protocolos de emergencia correspondientes.
Los 5 equipos que instaló el CEAMSE a lo largo de los 22 kilómetros de la autopista que une el Acceso Oeste con la Panamericana, bordeando en diferentes sectores al río Reconquista, son los mismos que utilizan desde hace ya muchos años en la industria aeronáutica para medir controlar el estado de las pistas de aterrizaje. Los “visibilímetros” están integrados a centrales meteorológicas y el conjunto de datos que arrojan en tiempo real se pueden obtener de forma remota desde el Centro de Monitoreo de la autopista, uno de los más modernos del país, desde donde pueden modificar los mensajes de los carteles de leyenda variable para alertar a los automovilistas que están entrando a la traza para extremar las precauciones. La información en tiempo real es vital para que también los Periodistas de Tránsito podamos a través de las redes llegar a más conductores.
Cuando la visibilidad está reducida a 300 metros un alerta llega a la base vial y también en forma directa a los móviles de las patrullas. Allí es cuando se activa el protocolo de seguridad y de ser necesario se podría cortar la circulación de vehículos de forma preventiva, pero con la seguridad de volver a habilitar la traza en cuanto las condiciones meteorológicas sean superadas. Es decir, se deja de medir “a ojo” la densidad de la niebla y su potencial peligro.
Como lo señalamos habitualmente, la niebla no será nunca la culpable de un choque. Pero atentos a que a los conductores argentinos les falta demasiada conciencia vial para modificar de motus propio su manera de conducir ante la falta de visibilidad. No hay excusas para que empresas que tienen la concesión de autopistas e importantes rutas donde se ha tenido que lamentar varias muertes con condiciones de niebla, inviertan de inmediato en esta tecnología que debe complementarse con una coordinada acción de comunicación. Una verdadera inversión en seguridad vial. Ojalá sea un efecto dominó.