Panamericana





General Paz





Au La Plata




Auspiciado por

Auspiciado por

Auspiciado por



Au 25 de Mayo





Au Riccheri








Puente Pueyrredón










Au Illia





Subtes




Piquetes













14 de noviembre de 2016

Cargar la SUBE de forma virtual... a medias!


Finalmente, el gobierno habilitó la recarga de crédito en la tarjeta SUBE a través del servicio PagoMisCuentas, pero el trámite sigue siendo engorroso y exige acercarse a una terminal automática con cada recarga.
Se puede sumar hasta $300 de crédito en cada operación desde PagosMisCuentas, a través de cualquier medio: homebanking, teléfono celular, cajeros automáticos. Pero una vez realizada la carga, habrá que apoyar la tarjeta en una terminal para finalizar el proceso y la acreditación para poder viajar. 
El comunicado del Ministerio de Transporte destaca la nueva opción "permite a los usuarios tener siempre saldo disponible". Uno entedendería que se podría vincular la tarjeta SUBE a una cuenta bancaria para que se realice una recarga automática, pero no existe en la web de PagoMisCuentas esta alternativa. Consultando al centro de atención telefónica de SUBE 0800-777-7823 (tuvimos que esperas casi 15 minutos), la muy amable operadora nos confirmó que incluso para este caso habría que acercarse a una terminal automática de SUBE para acreditar el crédito en la tarjeta. Es decir que la recarga automática de automática no tiene nada.
¿Dónde están estas benditas terminales automáticas? Hay 4000 puestos oficiales. En este mapa online en la página de SUBE (que es sube.gob.ar, ojo porque el comunicado oficial salió con una dirección errónea) se pueden ubicar. Aunque podría parecer suficiente, lo cierto es que por ejemplo en Puente Pacífico o Plaza Italia, que son un importante centro de trasbordo tren-subte-metrobus-bici, la terminal más cercana queda sobre la calle Godoy Cruz, alejándose de la Avenida Santa Fe unas 4 cuadras (para después tener que volver). Para todas las estaciones de trenes y subte de Retiro hay sólo dos de estos aparatos. En la estación Constitución, sólo uno. Y en el hall de Once ni siquiera hay, sino que habrá que cruzar toda plaza Miserere para apoyar la tarjeta en la terminal que están en el Banco Provincia (lo que falta es que te afanen porque creen que sacaste guita el cajero). 
No vemos hasta ahora beneficios en este nuevo sistema de recarga virtual que exige presencia (!). Por ahora sigue siendo más práctico recargar en algún kiosco o en las boleterías del Subte (que ahora también vende la tarjeta al precio oficial de $25, derribando el negociado de los comerciantes de Retiro, Once y Constitución que hasta al doble). Mientras tanto, sepan que, por lo menos, online se puede denunciar  a quienes exigen un pago adicional para la recarga.