Panamericana





General Paz





Au La Plata




Auspiciado por

Auspiciado por

Auspiciado por



Au 25 de Mayo





Au Riccheri








Puente Pueyrredón










Au Illia





Subtes




Piquetes













21 de marzo de 2013

Francisco cambió subte por Papamovil Mercedes



En la ceremonia de asunción en el Vaticano, el Papa Franscico -excardenal argentino Jorge Bergoglio- pidió un auto que le permitiera descender a saludar a la gente cuando lo deseara. Con esa premisa eligió el Mercedes Benz Clase G que lo paseó por la Plaza de San Pedro.
Francisco pudo haber elegido el coche más moderno de la flota papal, un ML 350 blindado, que hace pocos meses el CEO del Grupo Daimler Dieter Zetsche entregó personalmente a Benedicto XVI, pero en su lugar, el flamante Sumo Pontífice eligió un Papamóvil descubierto: un vehículo basado en el todo terreno más clásico de Mercedes-Benz, el Clase G. La versión específica es la G 500, con un motor naftero V8 de 5.5 litros de cilindrada, 388 caballos de potencia y tracción a las cuatro ruedas.
Este ejemplar fue donado al Vaticano en diciembre del 2007 y lo utilizó el Papa Benedicto XVI para su última presentación en público. El vehículo sin techo está equipado de un parabrisas plegable, pasamanos y todas las comodidades necesarias. Al igual que sus precursores, el Papamóvil es por tradición blanco y en el interior cuenta con ciertos detalles de color rojo y lleva la patente intercambiable, ya que se coloca en el vehículo que utiliza el Sumo Pontífice en cada momento, SCV 1: Status Civitatis Vaticanae 1

Una historia de más de ocho décadas
Desde que se funda la Nación Italiana en 1870 y por seis décadas, los Papas nunca dejaron el Vaticano, en señal de protesta ante la soberanía limitada al Estado del Vaticano que el rey Vittorio Emanuele II había ofrecido al Papa Pío IX. Esta situación cambió en 1929 con la firma del Pacto de Letrán, en el cual el Vaticano reconoció a Roma como la capital de la nación italiana y a su vez Italia reconoció la soberanía territorial de la Santa Sede sobre la Ciudad del Vaticano. Fue entonces cuando el Santo Padre comenzó a usar vehículos para sus viajes a Castel Gandolfo, la residencia de verano papal. Además el Papa Pío XI (1922-1939) siempre se mostró  fascinado por los automóviles, y Robert Katzenstein, el entonces hombre publicitario de Mercedes-Benz estuvo atento a esto e ideó que la automotriz alemana le obsequiara el primer Papamóvil. En noviembre de 1930 se le entregó a Pío XI el primer Mercedes-Benz modelo Nürburg 460, que se exhibe en el Museo de los Vehículos Papales en el Vaticano. La limusina de 8 cilindros contaba con una tapicería de seda color púrpura, un lujoso trono giratorio y era capaz de alcanzar los 100 km/h. 
En las décadas siguientes, Mercedes-Benz diseño para el Vaticano automóviles, convertidos exclusivamente para el Papa: limousines, landaulets y offroaders. Tras la llegada de Juan Pablo II, la Santa Sede cambió radicalmente su imagen. Comienza la era de los viajes, y se hace necesario un vehículo que pueda viajar con el Papa a cualquier parte. Mercedes-Benz decidió entonces adaptar un Clase G 230. La cúpula, que no era blindada, sólo se usó en raras ocasiones hasta que se produjo el intento de asesinato, en mayo de 1981, desde entonces se han creado modelos blindados.
Después de que llegan al final de su vida laboral, los Papamóviles pueden ser vistos como parte de las colecciones que se exhiben tanto en el Vaticano y el Museo Mercedes-Benz en Stuttgart.
Hoy en día el Papa Francisco posee varios vehículos Mercedes-Benz a su disposición. Además de la nueva G 500 Cabriolet, la flota actualmente incluye un Clase M y un Clase S.