Panamericana





General Paz





Au La Plata




Auspiciado por

Auspiciado por

Auspiciado por



Au 25 de Mayo





Au Riccheri








Puente Pueyrredón










Au Illia





Subtes




Piquetes













9 de noviembre de 2012

Finde de Clásicos en Recoleta y Tigre



El domingo 11 de noviembre se llevará a cabo el XVI Gran Premio Recoleta Tigre con la participación de más de 60 automóviles y motos clásicos fabricados desde el comienzo de la historia del automóvil y hasta 1920, que se encuentran hoy en perfecto funcionamiento y estado de conservación.
En 1906, Buenos Aires se preparaba para realizar la primera carrera de automovilismo en ruta abierta de Sudamérica. Así nació una gran pasión que creció hasta nuestros días, y no se detuvo hasta convertir al automovilismo en una de las grandes pasiones deportivas de la Argentina. En un esfuerzo por rescatar del olvido esta carrera que es parte de nuestra historia y de mantener vivo el espíritu y la pasión por el automovilismo de aquellos años, la re-edición del Gran Premio Recoleta Tigre es otro de los eventos llevados a cabo por el Club de Automóviles Clásicos de la República Argentina (CAC) –que organiza también anualmente Autoclásica- con el objetivo de compartir y mostrar el patrimonio histórico automovilístico argentino. 
El sábado 10 de noviembre los automóviles participantes se exhibirán en un parque cerrado donde se encuentra La Biela (Av. Quintana entre Ayacucho y Ortiz) para deleite del público, entre las 13 y las 17 horas. La prueba dará comienzo el domingo 11 a las 9:30 desde La Biela y cumplirá el siguiente recorrido: desde el corazón de Recoleta los vehículos tomarán la avenida Figueroa Alcorta, la calle Tagle y la Av. Del Libertador atravesando la Ciudad Autónoma de Buenos Aires; y los partidos de Vicente López, San Isidro (donde frente a la catedral los vehículos y sus pilotos podrán realizar una parada técnica) y San Fernando, para luego tomar Cazón y Paseo Victorica hasta llegar aproximadamente a las 11:30 al Museo de Arte de Tigre. 
Los pilotos y sus acompañantes llevarán el atuendo típico de la época (principios del siglo XX), aportando una nota de color y convirtiendo al Gran Premio en un espectáculo incomparable para los miles de adultos, niños y jóvenes que saludan el paso de los históricos vehículos a lo largo de todo el recorrido.