Panamericana





General Paz





Au La Plata




Auspiciado por

Auspiciado por

Auspiciado por



Au 25 de Mayo





Au Riccheri








Puente Pueyrredón










Au Illia





Subtes




Piquetes













16 de diciembre de 2010

Hijos al volante ¿cómo estar tranquilos?


Llega el verano y el mayor con su flamante carnet quiere el auto para ir a dar "una vuelta" con los amigos. Situación de emergencia.
Me faltan aún muchos años para que mi hija venga a manguear el coche, pero lo que hay que tener en claro, o mejor dicho, enseñar a los jóvenes son las responsabilidades y peligros que se tienen al volante (y no está demás hacer un repaso nosotros mismos para también cumplir).
Regla número 1: nada de alcohol. Aquí no debe haber negociación que valga. Si bien el máximo permitido es 0.5 mg alcohol en sangre, lo que equivaldría a por ejemplo dos chops de cerveza, hay que tener en cuenta que las salidas en su mayoría son nocturnas, con lo que ya la variable visibilidad estará reducida, también de seguro habrá cansancio, bullicio y música alta dentro del auto y un conductor novel no puede permitirse distracciones y cometer errores porque no tendrá la pericia suficiente para superarlos.
Sin pretender ser cruel, es preciso que el chico entienda que si no es prudente y no cumple con las normas de tránsito (velocidades, cinturón, señalizar maniobras, respetar semáforos y barreras) puede matarse y matar a los amigos que lo acompañen. Ejemplo clarísimo, caso Buonanotte: el futbolista volvía de un boliche con amigos, llovía, el vehículo se salió de la ruta y se estrelló contra un árbol, murieron sus tres amigos (no llevaban cinturón). La justicia los sobreseyó pero él mismo declaró "Uno lamentablemente tiene que convivir con esta situación. Por eso sigo trabajando con un psicólogo. No es fácil. Son muchos cosas... Aunque siempre dicen que hay que quedarse con el mejor recuerdo, lamentablemente yo me estoy quedando con el último, con el del accidente”.
A nivel papeleo, hay que tener en cuenta que al no estar el titular del coche a bordo, si el vehículo tiene más de 2 años, la cédula verde perdió vigencia para cualquier otro conductor. En tal caso es preciso emitir previamente una cédula azul en el registro de la propiedad automotor. Cuesta $65 y debería tardar sólo 2 días hábiles. Tiene que presentarse el titular con DNI.
Por último, para aquellos padres que desearían estar sentados junto a ellos en el auto, existen sistemas satelitales de seguridad vial, como LoJack Prevent, que pueden informar en forma remota, recorrido, velocidades e incluso posibles choques (ante una detención brusca del coche).
Lojack instala un GPS oculto en su vehículo y a través de una web autoadministrable se pueden reconfigurar las veces que uno desee la velocidad máxima permitida y los celulares donde se recibirá la alerta alerta inmediata vía SMS si se supera por más de 30 segundos la velocidad establecida. Además, online cuenta con la visualización del vehículo actualizándose cada 4 minutos en un mapa virtual con total cobertura nacional. Entre las opciones también está la de establecer una zona segura, delimitar el perímetro de un área, para ser notificado cuando el vehículo salga de la misma.
No les prometo que puedan dormir, pero por lo menos van a apoyar la cabeza en la almohada más tranquilos.

2 comentarios :

Dieguitofernandez el 21 de diciembre de 2010, 17:16 dijo...

Actualmente la cedula azul me parece que dura 1 año, y no dos, por lo que el periodo donde otra persona puede usar el auto se achico.
Saludos

Jota Leonetti el 22 de diciembre de 2010, 7:58 dijo...

La que vence es la cédula verde. Sí, puede ser que algunos registros hayan disminuído el período de vigencia.
La cédula azul tiene un sólo autorizado por cédula (pero se pueden pedir varias) y no tiene vencimiento.