Panamericana





General Paz





Au La Plata




Auspiciado por

Auspiciado por

Auspiciado por



Au 25 de Mayo





Au Riccheri








Puente Pueyrredón










Au Illia





Subtes




Piquetes













20 de julio de 2010

La ley de transito provincial le permite conducir a la Hiena


Se acaba de conocer la participación del boxeador "Hiena" Barrios en un nuevo siniestro vial. Si bien todavía no están claras las circunstancias de este nuevo hecho ocurrido en la localidad de Rincón de Milberg en Tigre, ya ha explotado mediaticamente la opinión de la gente de que es criminal de que este hombre, que protagonizó hace pocos meses un atropello seguido de muerte con posterior fuga del lugar en la ciudad de Mar del Plata, continúe conduciendo.
Lo cierto es que la Ley Nacional de Tránsito permite la quita preventiva del registro ante un siniestro de tales características. La leyes no son malas, pero el juez de Dolores que entiende en aquella causa no pudo dejar al imputado sin manejar mientras continúa el procesamiento, porque cuando los legisladores hicieron que la Provincia de Buenos Aires adhiriera a la Ley Nacional de Tránsito lo hicieron en forma parcial y se reservaron (o sea, no incluyeron) el artículo 93 que le da este poder a los jueces provinciales.
Hace pocos días un jóven familiar de una víctima de atropello en la localidad de neuquina de Plottier inició una protesta frente al Congreso. Finalmente él junto a diversas ONG como las "Madres del Dolor" se reunieron con la senadora Nancy Parrilli (FPV-Nqn), quien se comprometió a elevar un proyecto para modificar el Código Procesal Penal y que este obligue a la quita inmediata preventiva de registro ante un atropello seguido de muerte hasta tanto se dictaminen las causas del siniestro, otro de los cambios tendría que ver con tomar la fuga o abandono de persona como agravante al mismo tiempo que se elevarían las penas, y por último no permitir a jueces dictar probation, resolución a la que se llega en el 70% de los casos y que no registra antecedente penal.
La ley no le prohibía conducir, la justicia no lo detuvo, de todos modos la Hiena había prometido no manejar más, pero lo hizo y otra vez participó de un siniestro. La condena social ya es unánime.