Panamericana





General Paz





Au La Plata




Auspiciado por

Auspiciado por

Auspiciado por



Au 25 de Mayo





Au Riccheri








Puente Pueyrredón










Au Illia





Subtes




Piquetes













15 de julio de 2010

Comienzan los Drogotest


La decisión no es caprichosa. El consumo de drogas ocupa un lugar importante en las estadísticas accidentológicas a nivel mundial. Si bien aún no tan presente como el alcohol, existen algunas drogas muy difundidas como la marihuana, la cocaína y el éxtasis que hacen que se pierdan determinadas actitudes y aptitudes al manejar. Pero también hay medicamentos recetados que pueden provocar somnolencia, euforia, alucinaciones, convulsiones, conductas violentas. Efectos que pueden generar una conducción insegura e inestable provocando un riesgo para uno mismo como para los demás actores del tránsito.
El CESVI ha analizado los efectos de las drogas que se utilizan con más frecuencia:
  • El conductor que consumió marihuana pierde el deseo de manejar su automóvil ya que genera un estado de relajación y desatención. Pero si inevitablemente se encuentra manejando, sufrirá una pérdida de percepción de tiempo y espacio, no podrá concentrarse en su tarea y, además, aumentará los tiempos de reacción ante situaciones imprevistas. Otro efecto muy negativo es la pérdida de precisión de maniobra producto de la escasa atención.
  • En cuanto a la cocaína y el éxtasis son las drogas más peligrosas de uso corriente cuando se las vincula con la conducción, ya que generan desinhibición, euforia y comportamientos impulsivos. En dosis bajas, las personas se sienten más motivadas para conducir, ya que pueden canalizar allí la adrenalina. Los estilos que se generan son de una gran agresividad e impulsividad, cometen muchos errores pero no tienen conciencia de ellos. Además, quien esté al volante bajo los efectos de estas drogas interpreta los riesgos con un nivel menor al que realmente tienen. Los tiempos de reacción suelen ser más breves pero a partir de la impulsividad y la alteración de la percepción pasa a ser algo muy negativo ya que reaccionan abruptamente aún en situaciones donde no debería hacerlo, generando maniobras abruptas y descontroladas en el automóvil. En particular con el éxtasis, además, se pueden producir ilusiones ópticas, deslumbramientos y visión borrosa.
  • Hoy en día, un aspecto importante a considerar es el elevado consumo de medicamentos que contienen benzodiacepinas. A dosis bajas, estas drogas legales tienen efectos ansiolíticos, pero a dosis altas poseen efectos hipnóticos, pudiendo provocar en las personas somnolencia, confusión, mareos, sedación, dificultad en la coordinación, fatiga ocular y visión borrosa. Si trasladamos esto a la conducción, los riesgos se multiplican.
Experiencias en el Mundo
En EE.UU., Australia, España, e Inglaterra, la implementación de estos controles logró reducir significativamente la presencia de la droga en la conducción. Por ejemplo, en el estado de Victoria, Australia, en la primera etapa de los operativos uno de cada 44 conductores presentaba sustancias prohibidas en su organismo. Tras cinco años de control, se logró reducir esta cifra a uno de cada 64 conductores controlados.
En algunas comunidades de Esapaña, donde se realizan desde 2004, se está planteando incluso que, como se trata de tests bastante caros, que aquellos conductores que den positivo paguen los costos de la prueba, además de la infracción. Como será aquí, lo que prima a la hora de someter o no a un drogotest a un conductor es el “ojo” de los agentes. En España al parecer están bien enseñados, ya que el 70% de los test practicados acaban dando positivo.

Por otra parte, teniendo en cuenta que esta iniciativa también contempla los efectos que producen las drogas legales, el Ing. Marcelo Aiello, Gerente de Relaciones Institucionales de CESVI ARGENTINA propone la aplicación de una medida que ya se está utilizando en muchos países de Europa, y es que se agregue una señal iconográfica bien visible en las cajas de todos los medicamentos que son desaconsejables para el manejo. Si bien esto figura en los prospectos, no son muchas las personas que lo leen y los médicos, por lo general no suelen recordarlo. Con una fácil identificación de los medicamentos incompatibles con la conducción, se podría reducir notablemente el consumo de este tipo de sustancias, especialmente en casos de automedicación.

¿Cómo será el Drogotest porteño?

Tendrá dos etapas. La primera se realiza a través del pupilómetro, que permite detectar impedimentos para manejar. Si diera positivo, se chequeará con el dispositivo de control de saliva, que mediante un reactivo descubre la presencia de drogas. Todo el proceso demora entre 5 y 7 minutos. Estos sistemas tienen casi un 99% de efectividad, por eso estas pruebas son casi irrefutables. A los conductores que den positivo les secuestrarán el auto; además, tendrán que pagar $200 a $2.000 o uno a diez días de arresto.