Panamericana





General Paz





Au La Plata




Auspiciado por

Auspiciado por

Auspiciado por



Au 25 de Mayo





Au Riccheri








Puente Pueyrredón










Au Illia





Subtes




Piquetes













5 de abril de 2010

Polémico fallo contra la utilización de casco



Un juez de Santa Rosa de Calamuchita, provincia de Córdoba, condonó la deuda a dos motociclistas que habían sido multados por no llevar casco y sentenció que no llevar cinturón de seguridad en los autos, o casco en las motos, es una acción privada que no afecta a terceros. Es una mentira. Si esa persona que decidió tomar esta egoísta posición sufre un siniestro vial, el Estado se ve obligado a desplegar el sistema público de emergencias con ambulancias, con posterior traslado a la Guardia del hospital público, donde la victima es tratada y se le tomán placas y realizan tomografías. Más aún, si su estado es grave o sencillamente existe pérdida de conocimiento existe un período mínimo de internación de 24 a 48 horas en sala común o UTI (unidad de terapia intensiva), dependiendo de la gravedad de la lesiones. En la Ciudad de Buenos Aires, está probado que las primeras ambulancias en a un siniestro vial son las del SAME, de manera que pierde fuerza el argumento de que uno tenga un sistema de medicina prepaga.

En febrero último, el SAME atendió a 621 personas en siniestros viales, más del 50%, 315 individuos eran motociclistas. Más allá del gasto que se invierta en su curación primaria, en el caso de las motocicletas, lamentablemente el grado de lesiones en aquellos que no llevan casco siempre es grave y quizá el Estado hasta deba hacerse cargo incluso de una pensión por discapacidad. Y de todas maneras, si cumpliesen con la falacia de matarse sin afectar a terceros, habría de seguro una familia afectada no sólo en lo emocional sino también en lo económico y –como mencioné en el post de ayer- sería un individuo menos en el sistema productivo.

Por eso al Estado le es “más barato” regalar un casco que hacerse cargo de por vida de un lisiado, es por eso que la ANSV ya desde fines de 2009 (y para combatir las acusaciones de que los controles tienen sólo objetivos recaudadores) ha entregado gratuitamente más de 10 mil cascos reglamentarios a motociclistas que no los portaban y que son de todas formas multados en los operativos, como el que se llevó a cabo esta Semana Santa.

El fallo no invalida en nada a la Ley Nacional de Tránsito vigente que obliga el uso del cinturón de seguridad en todas las plazas de un vehículo y la correcta utilización del casco para todos los ocupantes de una moto. Si a este juez idiota (del griego, persona no capacitada para el cargo que ocupa) no le importa perder la vida, que lo haga en el interior de su casa jugando a la ruleta rusa, pero que la viuda no vaya luego a querer cobrar una pensión de privilegio.

Por último una muy buena campaña de seguridad vial:

No quiero usar casco. Me hace ver estúpido.