Panamericana





General Paz





Au La Plata




Auspiciado por

Auspiciado por

Auspiciado por



Au 25 de Mayo





Au Riccheri








Puente Pueyrredón










Au Illia





Subtes




Piquetes













3 de febrero de 2010

Durante enero, 21% menos muertos por los controles


Hace pocos días, dábamos cuenta de la reducción de víctimas fatales durante 2009 en la Ciudad de Buenos Aires. Ahora el buen dato lo da la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) en referencia a una reducción del 21% de los accidentes con víctimas fatales en las rutas en el marco del "Operativo Verano 2010".
El ministro del Interior, Florencio Randazzo, de quien depende la ANSV que llevó adelante los controles con la colaboración de la Gendarmería Nacional y las policías provinciales, dio a conocer el balance de la primera etapa del operativo que se cumplió entre el 20 de diciembre y el 31 de enero pasado, período en el cual, dijo, "circularon 12 millones de vehículos" y agregó que "no se registró ningún accidente fatal en las rutas turísticas en este último recambio de quincena".
Randazzo destacó que esta cifra porcentual significa 78 muertos menos y lo comparó diciendo que "es casi un avión de LAPA", al referirse al accidente aéreo ocurrido en 1999 en el aeroparque metropolitano.
Nuevamente la reducción de siniestros está directamente relacionada con los controles: por exceso de velocidad se labraron 100.000 actas; se realizaron 26.000 test de alcoholemia, por los que se retiraron 343 vehículos; y se retuvieron 1.280 licencias de conducir por faltas graves. También se controló el uso de cascos a más de 1.000 motociclistas y se entregaron gratuitamente con el pago de la correspondiente multa más de 10.000 cascos a conductores que no los poseían.
Ante la posible crítica de perseguir fines recaudatorios, Randazzo señaló que la ANSV ha colocado GPS en forma aleatoria, a más de 4.000 de estos ómnibus, para poder controlar en vivo la velocidad, más haya de que se ha inspeccionado el 97 por ciento de los ómnibus de larga distancia, que tienen limitadores de velocidad y que son muy importantes porque esto hace casi imposible que superen los máximos permitidos.

NO PERO SÍ
No menos que "llamativos" son los resultados de una encuesta nacional efectuada a fin de año a los conductores, que abarcó a 1.960 casos. Cuando se les pregunta si creen que los conductores argentinos respetan las normas de tránsito, el 62 por ciento contestó que no, y cuando se interroga sobre si el propio conductor respeta esas normas, el 90 por ciento dijo que sí. Esto demuestra que aún el conductor argentino encuentra la responsabilidad sólo en el otro, y no asume su resonsabilidad. Falta educación, aún falta mucho.